15 de noviembre de 2009


El ciclo del agua es como el amor.
Se evapora, parece que desaparece, pero sigue ahí.
Se condensa, se siente en el ambiente.
Se solidifica y se derrumba sobre la gente, sobre la tierra.

5 comentarios:

  1. Me ha gustado mucho la comparación que haces del ciclo del agua con el del amor y, además estoy totalmente de acuerdo con que es así.

    ResponderEliminar
  2. Que equilibrismo de palabras bonitas.

    ResponderEliminar
  3. Es una buena metáfora. A veces el amor llega como un torrente, como una cascada, y lo arrasa todo a su paso.
    Un saludo :)

    ResponderEliminar
  4. Me ha cautivado esa metáfora que haces, dios mio, es maravillosa y tan real, como la vida misma.

    ResponderEliminar

Me gusta qe me visites